Kubo and the Two Strings

 
 

"Si van a parpadear, haganlo ahora"

Les puedo decir que la mejor película que me he visto este año es Kubo and the Two Strings. Y eso que compré el 5pass de Cine Colombia para ver las nominadas al Oscar a principio del 2016. Pues no, nada que hacer. KUBO los superó.

Ya sea por que yo tengo un amor infinito por el arte del stop motion, o por que la historia y la estética me tocaron como nunca me imaginé, Kubo fue una de las sorpresas más gratas que he tenido en una sala de cine desde hace mucho tiempo. Concreta, acertada, increíblemente bien hecha. 

Fabricada por Laika, responsables también de largometrajes como Coraline, Paranorman y Boxtrolls, Kubo es la apuesta más ambiciosa del estudio.

Es inveitable no quedar atrapado en la narrativa de la pelicula, que inicia con un plano inclinado de una mujer que escapa con su hijo en medio de una terrible tormenta en el Oceano Pacífico embravecido. 

Ambientada en un lejano Japón feudal, Kubo es esta historia de un pequeño que, junto a su madre, se enconde de un enemigo sin cara que lo obligó a huir de su hogar cuando nuestro protagonista era muy pequeño. La historia empieza a desenvolverse cuando este enemigo vuelve a tener en la mira a Kubo, obligandolo a escapar de nuevo y a iniciar una búsqueda de la única cosa que podría salvarlo: la armadura mitológica de su padre, Hanzo. En el camino irá acompañado de tres personajes igualmente deliciosos: el mono, el escarabajo y su pequeño samurai de papel.

Vívida, sensible, llena de fantasía y de subtextos para grandes y chicos, la película resalta con extraordinaria elocuencia detalles de la cultura nipona como el origami, el culto budista y shintoista, el honor y enseñanza samurai y algo de la cosmogonía típica. Además de ella emergen mensajes dulcísimos sobre el perdón, la compasión, la generosidad, la lealtad, la familia y la muerte. Un poderoso combo.

Este camino del héroe, tanto físico como psicológico, viene acompañado de una animación, de un diseño de personajes y de escenarios que te dejan con la boca abierta. Un diseño sonoro y una elección de elenco on point que cuenta con actores como Art Parkinson, Charlize Theron, Matthew McConaughey y Rooney Mara, entre otros.

Vuelvo a usar la palabra extraordinaria por que es imposible no hablar de las relaciones de familia que existen en la película sin aplaudir al estudio por transmitir tanto. En relatar cómo la relación con nuestros padres le da forma a las personas adultas en las que nos convertimos y cómo entender la muerte de un ser querido cuando se es niño.





 

Ahora, respecto al concept art. Muchas películas se han inspirado en el universo de Miyazaki pero solo pocan han sido capaz de equipararlo en temas de imaginación. Ese no es el caso de Kubo, que a partir de una construcción juiciosa llegó a construir una magia especial en cada uno de sus personajes y entornos.

La textura del mono, la ligereza del papel mágico con el que Kubo juega y todos los elementos que componen las escenas animadas descrestan, pero lo que más se destaca es la humanidad de los personajes, la fluidez, picardía o inocencia en sus conversaciones, sus gestos de sorpresa o enfado. 

Laika es famoso por usar impresión 3D para tener un rango muy amplio de expresiones faciales en sus personajes. Podría creerse que es más sencillo lograr una animación más fluida, y en cuanto al recurso lo es, pero demanda precisión y atención al detalle a otro nivel.  Incluso probaron nuevos materiales para hacer las impresiones, un tipo de plástico que ya proveía un color de base pero que debía ser finalizado con pintura a mano por los artistas a cargo.

El trabajo es dispendioso y de mucho tiempo (la película tardó varios años en finalizarse), sin embargo Laika busca conservar la tradición del stop motion y la animación 2D por mucho más tiempo, ser embajadores de está técnica tradicional y mezclarla con herramientas tecnológicas que faciliten el proceso. Travis Knight, director debutante para esta cinta, sueña no solo con continuar participando en este tipo de proyectos sino ser parte y mente del primer largometraje dibujado a mano por el estudio.








A continuación les dejo parte del proceso de Laika para esta obra maestra de la animación. Es una lástima que haya durado tan poco en carteleras por que verla en cine es OTRA COSA.  

Espero tengan la oportunidad de verla y contarme qué opinan de ella. Yo por mi parte estoy absolutamente enamorada y ademas entusiasmada por que próximamente el animador de este film, Kevin Parry, estará en Bogotá en el marco del Bogotá ACM Siggraph. La inscripción y asistencia son gratuitas con registro previo así que ¡los invito a participar!

Un abrazo para todos y espero que hayan disfrutado esta reseña.




Comentarios