jueves, 2 de julio de 2015

The Tale of Princess Kaguya: Belleza análoga en la era digital

















Serena, delicada y sutil, The Tale of Princess Kaguya (Kaguya-Hime no Monogatari) es un encuentro bellísimo con una de las historias más antiguas en el folclor nipón: Taketori Monogatari (La historia del cortador de bambú), que data del siglo X y cuenta la historia de una damisela que viene desde la Luna a vivir en la Tierra.

Radiante desde su inicio, solo se le puede aplaudir a Isao Takahata por su potente resultado animado, con un look final que parece que ha conservado sus cuadros intactos desde el cuaderno de bocetos del animador, una paleta de ensueño y una manufactura maravillosa. Un esfuerzo tremendo con un lenguaje análogo y pictórico en la era digital. No se puede esperar menos de Studio Ghibli. 

Un milenario relato sobre una princesa nacida de un brote de bambú (de ahí su apodo Take-no-ko o pequeña de bambú), que, encontrada en medio del bosque por un leñador, inicia una vida frugal, sencilla y campestre, sin embargo sus padres adoptivos, quienes creen que es una princesa del cielo, consideran que su existencia en el campo no es digna y buscan la forma de convertir su vida en lo que una princesa, criada con las costumbres aristocráticas del Japón de la época, requiere y necesita.

En una cultura en donde independientemente de los deseos personales, las mujeres son obligadas a aceptar un destino por complacer y honrar a sus familias, vemos cómo la belleza y vitalidad de Kaguya se van consumiendo lenta y dolorosamente, añorando una vida en el campo que ya nunca volverá. Un viaje que nos enseña que la felicidad, como todas las cosas en el mundo, son relativas, e imponerle un concepto propio de prosperidad y bienaventuranza a otro es tan injusto cómo empujarlos hacia la desdicha. 

Una obra de arte desarrollada en 8 años con 49 millones de dolares, liberada del neorrealismo perfeccionista que caracterizaba a Takahata (Tumba de las luciérnagas, Only Yesterday), llena de magia y simbolismo sin perder de vista el drama real dentro del corazón de cada personaje. Una ejecución sutil, de una belleza diáfana y poética que solo podemos relacionar con el florecer de los cerezos japoneses acompañados con la música del buen y talentoso Joe Hisashi.

Must see para los amantes de la animación, nominada en esta categoría a los premios de la Academia, elegida como mejor largometraje de Animación por la asociación de críticos de los Angeles, y selección oficial para el Festival de Cannes, Annecy y San Sebastian. 

Una de las últimas películas del Studio Ghibli antes de entrar en su indeterminada hibernación. (Suspiros). La gran conclusión es que nuestro tiempo en la tierra es corto. 

A continuación les dejo el trailer de la película. Abrazos y besos. 

martes, 30 de junio de 2015

Prints digitales *Nia Tres Tildes* a la venta









Hola a todos! He decidido hacer paquetes de venta de mis ilustraciones digitales en buena calidad para enmarcar y decorar sus espacios. A continuación les dejo las características del print: Borde de 2.5 cm para enmarcar al gusto, impreso en papel blanco mate natural ultra suave. 

Mini: 20cm x 25.4cm 
Small: 33cm x 45.7cm 
Medium: 43cm x 55.8cm 
Large: 53.3cm x 71cm 
X-large: 71cm x 96.5cm 

Info por e-mail: niaenbitacora@gmail.com. 
Por compra de paquetes con una cantidad de prints superior a 3, descuento del 20%. 
Un abrazo y feliz semana para todos!

miércoles, 17 de junio de 2015

El western-apocalíptico: MadMax Fury-Road























Tu sales de Mad-Max como si hubieras competido en una triatlón. Exhausto. 
La velocidad a la que te lleva el film es violenta, estrepitosa, la pura tempestad. Es un solo apretón de manos con el compañero, un amasijo de sudores y angustia por esa imparable y bestial muestra de deliciosa acción. Deliciosa.

Con unos escenarios que le dan sed hasta al que compró el combo con la gaseosa más grande, Mad-Max es la respuesta a nuestros clamores del cine-pop: queríamos violencia y acción pero bien hecha, facturada, sin diálogos clichesudos que sobraran, solo bellas explosiones al compás de un metal estridente, llamaradas y vehículos monstruosos. Eso sin contar que el vestuario y los personajes son precisos, lo suficientemente sensibles es este post apocalíptico mundo de la persecución.

Con un concept art de la más alta factura, la película cuenta la historia de Furiosa (Charlize Theron), una "Imperator" desertora del comando de Immortan Joe, un gobernador tirano, acaparador de agua y recursos y gobernante de unos restos de humanidad hervida en su propia sed. En un mundo donde conducir es una religión, solo los Imperatores tienen la responsabilidad de trasladar recursos de ciudad en ciudad. Esta es una ventaja que aprovecha Furiosa, que no solo esta llevando combustible a los aliados sino algo mucho más valioso para su gobernante. En el transcurso de la película, Max (Tom Hardy), que se ha convertido en un outlander y es capturado por los hombre de Joe, termina ayudándola a transportar y proteger su valiosa carga.

Construir esta muestra magna de acción a partir de una trilogía taquillera en los años 80 fue un reto tanto para George Miller, director de todas las películas pertenecientes a la saga, y para Brendan McCarthy, co-escritor y artista encargado del look de western-apocaliptico que tiene el film. En resultado es una película que a mi parecer, hace palidecer a todos los blockbusters del año, puesto que a diferencia de estas, MadMax no se esta ahogando en CGI y logró muchas de sus secuencias de acción a la antigua, con dobles de acción, dinamita y juegos de cámara.

Cabe mencionar que para mi, que soy chica, encontrarme con un personaje como Furiosa en la historia es más que gratificante. Tan capaz, tan fuerte y tan determinada como Max, Furiosa no es una damisela en peligro sino una guerrera del camino capaz de romper huesos, reventar narices y conducir camiones de carga explosiva con un solo bracito :) Y ni hablar de la música, una sinfonía estridente que concuerda con el wasteland post-industrial sin piedad en el que se ha convertido la tierra.

Así que, si no las han visto, es necesario que la pongan en lista de espera, por que dejar pasar este postrecito no es de Dios. A continuación les dejo el link al portafolio de Brendan McCarthy, genio detrás del universo Fury Road.



Y por aquí dejo mi versión de Furiosa:

martes, 26 de mayo de 2015

Vagabond









Extraño mucho a mi perrita desde que me independicé, eso ha hecho que cualquier cosa que tenga que ver con el tema me ponga en cuestión de segundos al borde el llanto inconsolable. Pero de todo lo que el internet es capaz de bombear en materia de perritos, este fue el espécimen ganador: Vagabond.

Si hay algo que sobreviva a la voracidad de desarrollo del ser humano, es la amistad entre un hombre y un perro. Vagabond sigue la historia de un vagabundo que vive junto a su perro en las cloacas de una metrópolis distópica, llena de trenes suspendidos, chimeneas humeantes, vigilancia y basura. Es una ciudad que no para de andar, aparentemente hecha para una sociedad trabajadora que funciona toda como un reloj de múltiples engranajes. El vagabundo es un personaje al borde, viviendo una vida en slow, alejada de los frenetismos de sus coterráneos y cuya única preocupación es su pequeño perrito. Sin embargo la calma de su vida se ve alterada y debe probar su lazo de amistad hasta poner en riesgo su propia vida para salvar a su fiel amigo.

Fascinante desde su elección de poco diálogo, Vagabond es un conmovedor y atmosférico corto animado que exalta los valores más puros de la amistad: la solidaridad y la lealtad. Esta premisa de amor fraternal está ejecutada y confeccionada excepcionalmente, con un look casi análogo al de Samurai Jack (de Genndy Tartakovsky). Fue el proyecto final de un nuevo grupo de graduados del Animation Workshop de Dinamarca, y ya hemos visto en este blog varios de esas magníficos tesis de grado. Nunca decepcionan.

A continuación les dejo el clip y muchos besos para todos sus perritos.


Vagabond from The Animation Workshop on Vimeo.