lunes, 15 de octubre de 2012

El amor de Supakitch y Koralie




























Historias de amor colaborativo, colorido e intenso no son lo que necesito en mi domingo solitario. Pero me reconfortan, un poco supongo, frente al llanto que me produce ver Pocahontas en canales nacionales en el "Día de la raza" y otras cosas varias, como que ella le prometió amor eterno a John Smith y en la segunda parte se metió con otro tipejo. Whatever. 

La historia de hoy es sobre esta pareja de artistas franceses, Supakitch y Koralie. Yo estoy un poco enamorada de ellos, un poco no, MUY enamorada (¿que tal que me consiga un novio que quiera ir a rayar paredes conmigo y tenga siempre las manos bien sucias como yo? Así si fantaseo). 

L'amour de esta dupla de esposos se refleja en las cosas que hacen juntos, todo lo que crean es mágico, como un portal temporal a un mundo chino futurista en donde todos los templos y montañas crecen sobre el lomo de algún zorro silvestre. Ambos eran famosos antes de conocerse, Supakitch tenía gran reconocimiento como muralista, tatuador y diseñador gráfico para marcas de skateboard, tiendas de discos, fashions stores, etc. Se le recordaba por el uso recurrente de animales, montañas verdes coronadas por templos, puentes colgantes y nieve. Koralie a su vez se hizo famosa por sus ilustraciones de geishas majestuosas, con kimonos florales, tocados tradicionales, cordones dorados y sandalias de madera, una estética muy kawaii- pop. En su caso, trabajo durante mucho tiempo en muros, en publicidad impresa, ropa, zapatos y hasta muñecos.

Esas preferencias y gustos por la estética japonesa pop y clásicos de esa cultura como Candy, Mazinger Z  o el Ukiyo-E los llevo a conocerse y enamorarse en el 2001, y como Koralie cuenta, fue el más hermoso encuentro que alguna vez hayan tenido en sus vidas. Compartían, sorpresivamente, las mismas pasiones y metas, por eso decidieron convertir su arte conjunto en una empresa de la que pudieran vivir y casarse para rematar con lluvia de arroces.  

Así como en la vida real  los dos artistas se unieron en matrimonio, también lo hicieron en la ficción sus personajes distintivos; Supakitch con su zorro de chaqueta de tweed y corbatín y Koralie con su geisha de trenzas y yukata estampada e infinita. Juntos tienen el aspecto de dioses teriántropos de alguna religión postnuclear que dominan una nación aérea, mística y multicolor. Esa forma de complementarse y crear con sus alteregos protagonistas una narrativa new-ancestral divina y compleja es lo que genera el éxito abrumador de sus obras. Verlos en acción es lo más cautivador que se puedan imaginar, nada más hay que ver los videos de los procesos de sus murales para enamorarse y no parar de amarlos nunca.

Sus comisiones más famosas incluyen dos portadas para los discos de Emilie Simon: Big Machine y Dreamland (que si no los han oído  deben hacerlo por que son perfectos), un mural en el museo de Gotemburgo, Suecia con motivo de la exposición "Kimono Fusion" y los murales del Museo del Juguete en México. Además tienen una marca de ropa llamada METROPLASTIQUE en la cual hay diversidad de prendas estampadas con los icónicos personajes de la pareja. Actualmente están radicados en Nueva York y tienen dos hijos.

Si alguno de ustedes como yo, esta un poco deprimido por esta historia de amor perfecto, vean los videos que les dejo aquí abajo, se les quita el desazón jaja, lo prometo. Aquí les dejo los links a las respectivas paginas de los artistas en las redes sociales, el portafolio de Koralie, que como buena esposa también incluye el trabajo de su marido, y en link a su marca de ropa. 

Muchos besos, y que viva el amor...si si. 



What KORALIE Wants from DAKINE EUROPE on Vimeo.


SUPAKITCH et KORALIE from Filmaciones de la Ciudad on Vimeo.



Romance In Plastic Minor from SHOOT THE BOSS on Vimeo.