Leyend ♥ Leyendecker


















Hace muy poco me vi The Great Gatsby y quedé enamorada de la estética Art Decó en la que transiciona la historia. Sus geometrías doradas y áureas, la piele nívea del largo cuello de Daisy Buchanam y el sastre rosa de Gatsby, hecho por supuesto a la medida. El sólo recuerdo de éste universo del lujo me parece fascinante e intrínseco, como una poderosa quimera egipcia cuyas fauces metálicas brillan sosteniendo un zafiro azulísimo. Así 

Coincidencialmente tenía este post cocinándose en bajo, el post de Joseph Christian (J. C.) Leyendecker, éste ilustrador de origen alemán, pero famoso en Norteamérica, cuyo trabajo editorial rebosa de expresión y belleza, pero que además es responsable de una de las primeras y más famosas ediciones del libro de esta obra de Scott Fitzgerald: El gran Gatsby. (Si no lo sabían, Fitzgerald, uno de los más grandes escritores norteamericanos, también escribió El Extraño Caso de Benjamin Button).

En todo caso, Leyendecker fue uno de los primeros en plasmar en imagen la estética exquisita del mundo de Gatsby: refinado, festivo y derrochador, y esta estética es también parte y ADN de su trabajo mismo y por el cual es tan reconocido en la historia de la ilustración editorial.  

Viviendo y dibujando durante la primera mitad del siglo XX, Leyendecker, que estaba influenciado tremendamente por los Impresionistas y Alphonse Mucha, ganó fama por sus ilustraciones de moda, especialmente para hombre. A través de éste reconocimiento consiguió ilustrar portadas para algunas de las publicaciones más famosas e influyentes de la época como Arrow Collar y el Saturday Evening Post, para quienes ilustró 322 portadas. 

Su trabajo no solo comunica un sentido estético impecable, elegante y embriagador (la esencia misma de los Roaring Twenties), sino también se convirtió en uno de los referentes culturales más fuertes durante décadas: las mujeres miraban sus ilustraciones para vestirse y peinarse como las musas que ilustraba, los hombres lo consideraban pionero en tendencias y etiqueta, incluso la tradición americana de regalar flores el Día de la Madre (Mayo 30)  inicia con una portada en la que Leyendecker dibuja a un niño regalándole flores a su madre.

Con una fuerte incorporación de elementos gráficos, reinterpretación de cuerpos y bellezas de modelos que dibujaba en vivo, Leyendecker logró capturar la idiosincrasia de la anatomía humana, su expresión y su movimiento. Cada uno de sus dibujos tiene personalidad y sentido de existencia, son personas que no solo haz visto sino que quieres conocer, él lograba trasmitir esa sensación de querer relacionarse con sus personajes, aspirar a pertenecer. Tal vez por esto se mantuvo en la cima de la industria editorial por años, un ilustrador legendario. 

Su técnica es admirada por muchos y para los que se hayan enamorado de su trabajo como yo, aquí encontré una carta en la que Leyendecker le explica a un alumno cómo es su proceso de trabajo: http://gurneyjourney.blogspot.com/2010/09/leyendeckers-method.html 

Espero que hayan disfrutado de este post, les recomiendo revisar el trabajo de este artista (de los grandes) y chequear la peli The Great Gatsby, que es un poquito más que hermosa.

Comentarios