Une vie de chat








Estoy en Cuzco. Una ciudad que amo, que me conoció 5 años más joven que hoy y que también tiene terrazas con lucecitas perfectas para un gato aventurero como el de esta película que me vi hace poco: Un vie de Chat.

No en Cuzco, sino en París, vive Dino, un gato faldero que pertenece a una niña tímida y poco habladora llamada Zoe, hija de una ocupada detective policial. Durante el día, Dino divide su tiempo entre cazar lagartijas para Zoe y dormir, pero en la noche lleva una vida más emocionante junto a un habilidoso ladrón de joyas. La trama se pone peluda cuando Zoe siente curiosidad por saber qué hace Dino durante sus salidas nocturnas y en el proceso descubre a un villano local fraguando un plan que involucrará tanto a su madre, como a Dino y al ladrón de joyas.

La idea de crear esta historia vino a la mente de Alain Gagnol, escritor/co-director de la película, después de preguntarse a donde iban y venían todos los gatos que se paseaban por las noches en su vecindario. Con toda la intención de crear un film noir para niños, con detectives, ladrones, diamantes y gangsters, Gagnol, y su compañero director Jean-Loup Felicioli, tejieron la trama de Un vie de Chat y crearon su atmósfera de dibujos a mano, con aplicación digital únicamente en el color, que costó alrededor de 4.5 millones de euros, tardó 9 meses en dibujarse y 4 años en animarse y producirse completa.

Felicioli, afamado director de arte, había trabajado con Gagnol (admirador sincero de Satoshi Kon) durante algunos proyectos anteriores y juntos decidieron que el lenguaje perfecto para la película seria la animación 2D y completamente a mano. Escenarios cautivadores, un trabajo impecable de color, un acierto total en la escogencia de voces (gangsters de acento belga ♥ ) y su nominación al Oscar como Mejor Película Animada 2012, hacen de este film un must see para los amantes de la animación. 

Les mando a todos muchisimos besos y espero que disfruten de este film gatuno. Miau Miau.

Comentarios