Lonely Machines


En Bogotá, la ciudad en la que actualmente vivo, se han implementado un sistema de patinetas o scooters que puedes alquilar con tu tarjeta de crédito. Solo tienes que activarla y andar apenas unos metros para sentir que vas casi levitando sobre una luz verde neón. Durante el día ves a personas de todas las edades con sus patinetas veloces circundando las ciclorutas principales, sin embargo, cuando llega la noche, algunas patinetas quedan aisladas de los grupos, abandonadas en esquinas solitarias con su luz verde titilante. No puedo evitar sentir lástima por ellas.

Lonely Machines de Geoffroy de Crécy, la recomendación animada que les traigo hoy, me recuerda a esas patinetas, y a muchas otras invenciones mecánicas que he visto ejerciendo sus funciones perpetuas en plena soledad.

Cuando no hay nadie en las canchas de tenis que reciba las bolas de un lanza pelotas automático, o cuando ya no hay nada que ensamblar en una línea automatizada de armado, o cuando las bandas de correr en los gimnasios siguen andando aun cuando no hay personas ejercitándose. No las usa nadie y sin embargo siguen funcionando hasta que los motores se funden y las baterías se acaban.

Como si de repente las personas del mundo se hubieran esfumado y solo quedaran estas máquinas solitarias para hablar de lo que éramos y cómo vivíamos.







Comentarios