CODA y el viaje del alma








Siempre nos ha obsesionado lo que pasa después de la muerte. Saber si después de exhalar el último aliento hay una luz, un pasillo, una escalera al cielo o una caída libre a través de un pozo oscuro. Es esta misma exploración por la que nos lleva CODA, una bellísima animación que cuestiona la mortalidad, el sentido de la vida y la misma transición de la muerte.

Lo que empieza como una noche de copas termina en un extrañísimo viaje dentro de lo más profundo del alma, a través de un limbo sobrenatural que hipersensibiliza al espectador y lo deja al borde de la silla, preguntándose si ha vivido su vida a plenitud. Me recuerda un poco a Enter the Void.

Este corto animado fabricado por And Maps and Plans, un pequeño estudio en Dublín, se ha llevado aplausos y premios en distintos festivales alrededor del mundo, incluso logró un puesto dentro de la selección de los Oscars para su entrega número 87.

Allan Holly, director de la pieza, buscaba relacionar los entornos del corto con su ciudad natal y a su vez, con una sensación de vacío. Sin embargo quería explotar al 100% la narrativa visual de la historia y dejar a la interpretación muchos aspectos de la misma, lo que lo llevó a dejar mucha de la responsabilidad emocional al color, que tiene un papel fundamental y delicioso en el film.

Su fin último era retratar la muerte como algo que no trasmitiera miedo ni estuviera conectada con ningún tipo de mito religioso, pero que nos hiciera recordar que en vez de ser un cuerpo con alma, somos en realidad el alma de un cuerpo.

Los dejo, sin más preámbulo, con el corto animado.

Coda from and maps and plans on Vimeo.

Comentarios