Vagabond









Extraño mucho a mi perrita desde que me independicé, eso ha hecho que cualquier cosa que tenga que ver con el tema me ponga en cuestión de segundos al borde el llanto inconsolable. Pero de todo lo que el internet es capaz de bombear en materia de perritos, este fue el espécimen ganador: Vagabond.

Si hay algo que sobreviva a la voracidad de desarrollo del ser humano, es la amistad entre un hombre y un perro. Vagabond sigue la historia de un vagabundo que vive junto a su perro en las cloacas de una metrópolis distópica, llena de trenes suspendidos, chimeneas humeantes, vigilancia y basura. Es una ciudad que no para de andar, aparentemente hecha para una sociedad trabajadora que funciona toda como un reloj de múltiples engranajes. El vagabundo es un personaje al borde, viviendo una vida en slow, alejada de los frenetismos de sus coterráneos y cuya única preocupación es su pequeño perrito. Sin embargo la calma de su vida se ve alterada y debe probar su lazo de amistad hasta poner en riesgo su propia vida para salvar a su fiel amigo.

Fascinante desde su elección de poco diálogo, Vagabond es un conmovedor y atmosférico corto animado que exalta los valores más puros de la amistad: la solidaridad y la lealtad. Esta premisa de amor fraternal está ejecutada y confeccionada excepcionalmente, con un look casi análogo al de Samurai Jack (de Genndy Tartakovsky). Fue el proyecto final de un nuevo grupo de graduados del Animation Workshop de Dinamarca, y ya hemos visto en este blog varias de esas magníficas tesis de grado. Nunca decepcionan.

A continuación les dejo el clip y muchos besos para todos sus perritos.


Vagabond from The Animation Workshop on Vimeo.

Comentarios